Mostrando entradas con la etiqueta Costura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Costura. Mostrar todas las entradas

sábado, 13 de julio de 2019

5 consejos para comenzar a cambiar tu propia ropa

Aunque nada puede reemplazar la experiencia de un sastre profesional, hay varias razones por las que puedes querer comenzar a cambiar tu ropa. Esta podría ser una excelente alternativa si deseas obtener algo de experiencia con la costura, o si por el momento no puede costear la sastrería a medida.

Además, ¡puede ser poco divertido intentar crear tus propios estilos de moda!

Las modas cambian, y también lo hacen nuestros sentidos personales de estilo. Entonces, si alguna vez has tenido las ganas de aprender a coser, esta guía es para ti.

Revisemos cinco consejos para que cambiar tu propia ropa sea un poco más fácil.

Solo como advertencia: si vas a intentar cambiar tu propia ropa, asegúrate de comenzar con algunas prendas más viejas por si no te sale bien al principio.

5 consejos para comenzar a cambiar tu propia ropa

Utilizar tiza de sastre

Utilizar tiza de sastre
Puedes pensar que tienes una mano firme y un buen ojo, pero nada reemplaza el valor de marcar líneas claras y precisas antes de hacer cortes.

La tiza de sastre se lava con un poco de agua, mientras que la cera de sastre se desintegra con un poco de calor de una plancha. Evita usar tiza de cera si la prenda en la que va a trabajar no puede exponerse a altas temperaturas o vapor.

Toma fotos

Toma fotos
Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que tomar fotografías de todo es bastante fácil gracias a los teléfonos inteligentes. Y si podemos ser tan audaces, recomendamos tomar una foto de todo lo que haces.

La mayoría de nosotros no tenemos recuerdos fotográficos, por lo que es una buena idea tomar fotografías en cada paso del proceso al desmontar una prenda. En esencia, necesitas documentar cada paso al mismo tiempo que alteras tu propia ropa para que puedas recordar fácilmente cómo volver a armarla después.

Recordar las mediciones puede ser muy difícil, y de vez en cuando puedes perder un detalle que deberías haber medido; por lo tanto, es una buena idea colocar una regla sobre la prenda en cada imagen. Asegúrate de que la regla esté colocada de tal manera que sea sencillo observar la longitud medida.

El beneficio adicional de tomar tantas fotos es que servirán como una guía visual para cualquier proyecto de costura futuro que puedas querer intentar.

Prueba todo antes de cortar

Prueba todo antes de cortar
Si tu objetivo es hacer que tu prenda sea más pequeña, marca con tiza las líneas que pretendes cortar. Cose la prenda nuevamente y pruébala para ver si encaja. ¡Haz esto antes de cortar cualquier cosa!

La tela en exceso siempre se puede quitar; sin embargo, si haces algún corte antes de volver a ponerte la prenda, corres el riesgo de que quede corta si tiene poca tela debido al corte.

Las costuras rotas pueden ser reparadas

Las costuras rotas pueden ser reparadas
Si eres nuevo en la costura, es posible que no estés familiarizado con las costuras rotas en comparación con los agujeros o desgarres en el tejido.

Cuando la tela se pone delgada o cuando una prenda es más vieja, es natural terminar con una costura rota. De hecho, esto se puede arreglar con bastante facilidad.

Por otro lado, si una prenda ha sido rasgada, necesitarás hacer una nueva costura o colocarle algún tipo de parche. En cualquier caso, una rasgadura tiene una probabilidad de volver a abrirse, por lo que puede ser mejor reutilizar una prenda vieja llena de agujeros.

Ya sea un agujero en tu prenda favorita o una costura rota, pueden ser el momento oportuno para consultar un sastre profesional. Un sastre podrá volver a tu prenda lo más cerca posible de su condición original, o por lo menos, ofrecerte algunas sugerencias útiles.

Conoce tus limitaciones

Conoce tus limitaciones
Mientras seas amable al desmontar una prenda, nada terminará roto de forma permanente. Lo que has hecho casi siempre puede ser revertido por un sastre o costurera profesional. Y en la mayoría de los casos, descubrirás que los sastres cobran menos de lo que piensas.

Vale la pena coser, alterar tu propia ropa, experimentar y cometer errores. La experiencia es el mejor maestro. Pero también necesitas conocer tus limitaciones. Si una alteración en particular está más allá de tus habilidades y capacidades, no tengas miedo de pagarle a otra persona para que lo haga por ti.

Y al menos que seas realmente apasionado por la costura, aprender a hacerlo por tu propia cuenta puede llevar mucho tiempo.

Considera que si las cosas realmente salen mal, de hecho puede costarte más tiempo y dinero a que un profesional repare el daño.

Experimenta si lo deseas, pero hazlo con cautela.

Más remeras

Remeras similares

Buscar